viernes, 18 de enero de 2008

EL PERNICIOSO EFECTO DE LA COMPETICION

El pernicioso efecto de la competición en el karate

Funakoshi, como es bien sabido era enemigo de las competiciones hasta tal punto que llego a expulsar de su dojo a alumnos de los que tuvo noticias habían practicado la competición.
Una vez más JKA nada mas morir Funakoshi organizo el primer campeonato de karate, en el que resulto victorioso Kanazawa.
Esto que a primera vista pudiera parecer algo pueril, pues que daño puede hacer al karate la existencia de competiciones, más parece manías de viejo, es de una importancia fundamental.
El nacimiento de la competición es la muerte del karate como arte marcial. Desde el momento que hacemos ver a los practicantes y al publico en general que el karate se puede practicar saliendo airoso sin sufrir daño alguno, acabamos de dictar la sentencia de muerte del karate.
Porque afirmo esto? El karate nace como un sistema de combate para la autodefensa. Ya en sus 10 preceptos Itosu clarifica que, podemos acercarnos de dos formas al karate, para obtener salud, o como sistema de combate y que debemos decantarnos antes de practicar un kata que es lo que queremos hacer.
Parece que, en cierta forma, da la razón a quienes defienden que el karate es para la mejor, física además de para el combate; pudiendo existir mas de una finalidad en la practica del karate; pero, nada mas lejos de esa idea. La mejora física es para la obtención de gente fuerte y saludable con un carácter belicista. Es decir Itosu y por ende Funakoshi, no introduce el karate en los ciclos formativos de las escuelas primarias con la finalidad de mejorar la salud de los alumnos, por la salud, sino de mejorar sus poderío físico para hacer de ellos personas preparadas para aportar al ejercito cuerpos saludables e imbuidos de un espirito guerrero.
Como vemos el karate es para la guerra y bien diréis que tiene esto que ver con la competición. La competición plantea la idea de que hay primero, segundo y tercero y que el resto pueden intentarlo nuevamente, y eso es error desde un punto de vista marcial, en el combate no hay segunda oportunidad, hay que vencer o a lo sumo no ser derrotado.
Imaginar por un momento que en sus maniobras los militares empleasen los sistemas que existen hoy día de pintball, que ocurriría que el guerrero tomaría riesgos, por que sabe que lo más que puede pasar es que se valla a casa con una mancha de tinta. Esto supone gravar en nuestro cerebro una serie de respuestas inapropiadas, que a la hora de una batalla real nos haría blancos fáciles.
Lo mismo ocurre con la competición gravamos respuestas inapropiadas pensando que lo que hacemos no es peligroso es mas, pocos karatekas de elite son capaces de competir en deportes con más contacto, (esto tampoco quiere decir que los deportes de contacto sean la panacea porque en cierta mediada con las reglamentaciones se impide que sean letales); solo quiero señalar que el karate se ha convertido en el hazmerreír de los deporte de combate.
El mismo maestro Onaga reflexiona sobre el sentido del ganar o perder en una competición y dice que la medalla de plata se siente alegre pero que en la vida real no hay medalla de plata.
Esto es en esencia lo que pretendía impedir funakoshi que se perdiese la percepción del riesgo real que hay en cualquier enfrentamiento, por que cuando se usamos armas retales hay que emplearlas hasta sus ultimas consecuencias, si las limitamos si las volvemos romas las puntas y los filos de nuestras armas se convierten ineficaces y eso es lo que ocurre en la competición; eliminamos lo peligroso con lo cual creamos una serie de respuestas y de reflejos en nuestro cerebro que nos impide responder ante una autentica agresión.
Aun en las primeras competiciones esto se intentaba salvar con el sistema se shobu ippon, es decir una técnica decisiva no cabe error si te alcanzan estas muerto, pero hoy día puedes ir perdiendo por seis a cero y remontar, hay repescas, (…los muertos no resucitan para seguir combatiendo..).
Como podeos apreciar Funakoshi tenia una visión de bushi, el karate es para una necesidad real, la esencia de sus técnicas esta en los Kata y salirse de lo que en ellos se enseña es no practicar karate.
En la actualidad, se da una paradoja la Federación Española de Karate esta promocionando lo que ellos denominan goshin (literalmente defensa propia) acaso el karate no es sirve para defenderno. Es más lo han introducido en los programas de examen aparte de hacer bunkai (al parecer el bunkai no es defensa propia, claro si vemos los que se ejecutan en las competiciones como bunkai eso o sirve para la defensa propia) hay que hacer defensa personal, y tiene que atar diferenciado; si a alguien se le ocurre hacer en la sección de defensa personal v. gr. mae geri al hígado seguido de un codazo al mentón cuando el adversario doble, lo suspenden por que eso para ellos no es defensa persona. Como vemos al haber vaciado de contenidos el karate por culpa de la competición hay que volver a rellenarlo con lo que ellos denominan goshin, pero una vez mas les traiciona la memoria y les traiciona el lenguaje.
Por que lo que ellos quieren no es goshin es kansetsu-waza pero acaso eso no estaba ya en los katas, claro que estaba pero ello han convertido los katas en baile acrobático, y para defenderse ahora tiene que aprender defensa personal. Funakoshi tenía razón no a la competición.
Pero los impulsores de todo ello han sido JKA han querido hacer un karate japonés mejor que lo que hacia los okinawenses, y lo unido que han hecho ha sido desnaturalizar el karate. Aun recuerdo que al poco de comenzar a practicar karate shotokan, vi en televisión una exhibición del maestro Hentona, cuando vi a sus alumnos me pareció que lo que ellos hacían nada tenia que ver con el karate, claro vieron los ojos de la ignorancia,
Pero el único karate que no se parace al karate es el shotokan, todos los demás estilos tiene concomitancias y si tu ves a un practicante de goju de uechi o de shorin, lo que hacen unos y otro se parece, si ves a un practicante de shotokan es como de otra galaxia.
La competición y los entes federativos apropiándose de la trasmisión del karate se han encargado de enterrar el arte marcial por eso Funakoshi no quería competir. El practicante de artes marciales tiene que estar preparado para defenderse de una forma rápida, intuitiva, efectiva y letal.
Itosu en uno de sus 10 preceptos dice: “cuando el karateka esta, tiene que ser capaz de enfrentarse con 10 adversarios
¡¡ es una frase para reflexionar no..!!

martes, 15 de enero de 2008

respuesta a una acertada reflexion

Hoy intento dar respuesta desde aquí a la pregunta que se hace mi amigo Juan Beltran en su Blog a cerca de los tres pilares básicos del karate kata, kihon y kumite y acerca de cómo y cuando debemos entrenarlos

Creo, una vez mas que existe un error a la hora de manejarnos con el lenguaje, y que este, nos incomunicas en lugar de facilitar nuestra relación.
Porque digo esto, le damos demasiada importancia a lo que se nos dice más que al contenido de la información. Los pilares del karate para mi, no son kihon, kata y kumite. Existe un fin último en el karate, que es el combate. Es un arte de guerra y como tal no tiene ninguna otra finalidad (no voy a entrar a discutir el do que es una invención rara para permitir una mayor aceptación del karate entre el publico en general) pero lo que es cierto, es que nace con la única intención de defendernos.
Que ocurre entonces, que como es lógico si queremos aprender a combatir; como todo en esta vida; tenemos que aprenderlo, como, pues bien en principio, estamos dotados de una manera natural por nuestro instinto de supervivencia, pero esto por si solo no es suficiente, de lo contrario siempre estaríamos en inferioridad. Y como aprendemos a combatir, creamos una serie de técnicas de golpeo, palancas toque de puntos sensibles, utilización de objetos (armas) con mayor o menor poder destructivo y esto lo aplicamos utilizando algo que se denomina táctica y estrategia. Todos estos conocimientos hay que practicarlos y como seres humanos que somos los codificamos y buscamos una manera de conservaros para que perduren en el tiempo, así aparecen los kata. Que ocurre que como todos no somos grandes estrategas o simplemente grandes guerreros, usamos lo que ya ha sido probado y comprobado es por esto que el kata se convierte en el alma del karate, porque ahí se encierran las técnicos de combata. Pero no olvidemos que la finalidad última del karate es el combate. Porque aparece entonces el kihon y el kumite.
El kihon aparece por la necesidad de aprender los recursos básicos golpear, desplazarnos, luxar, estrangular, etc.. que si los practicásemos dentro del kata, podríamos igualmente aprenderlo, pero siempre hay algo nos cuesta mas por ello sacamos esa técnica o combinaciones del kata con la intención de practicarlo de forma independiente para que así todo el trabajo sea mas homogéneo y no haya partes que se queden menos finas. Pero esto (el kihon) que la finalidad ultima era pulir los elementos que a cada uno nos resultan más difíciles de asimilar. Al llegar a Japón el karate y visto desde la óptica de un Do, se convierten en una vía de realización en si misma, tal y como ocurre con otro elementos de la cultura japonesa como la ceremonia del te o el ikebana. Es mas En shotokan que es el paradigma del karate japonés visto el karate como una practica deportiva exclusivamente, el kihon se convierte en una forma de disciplina con alma propia que trasciende su finalidad para convertirse de medio en fin. Si nos fijamos en las escuelas okinawenses el kihon no son mas que elementos del kata que se extraen para perfeccionarlos por ser difíciles o pre-katas se practican con anterioridad elementos del katas para una mejor comprensión hojo undo, no existe como existe en shotokan kihones inventados muchas veces sin ningún sentido.
En lo que se refiere al kumite es fácil de entender, el kumite nace cuando aparece la practica deportiva del karate, fíjate que kumite es una acepción que se usa en el karate Japones antes de la llegada a japon o en otras artes marciales el combate no se denomina kumi, los termino usados para combate son tatakau (luchar) kaku to (pelea) kumi es literalmente clase, grupo, par, juegos. No se como llega kumi-te a ser combate, mas bien parece que la acepción se usa como juego de manos y eso es lo que es realmente el combate que vemos en la competición un juego de manos, o el ippon o sambon kumite en un juego ya que siempre se trabaja fuera de distancia y con la finalidad de adquirir habilidad nunca con la de dañar.
Porque se llega a esto, porque la aplicación de las técnicas de combate amen de ser peligrosa; y para fraseando a Jak Nicholson en algunos hombres buenos, a la pregunta de ¿en grave peligro? Responde: “lo hay de otro tipo” es decir el uso de las técnicas de combate son mortales, definitivas; son difíciles. Y por que es más fácil aplicar lo que los competidores de kumite hacen que las técnicas de combate propias del karate.
Por oro lado se nos ha hecho pensar que las técnicas de karate no son efectivas ya que son difíciles de aplicar, que las técnicas de los katas son inaplicable y yo preguntaría a quien hace esta aseveración,¿ la has probado realmente?, por que otro de los problemas es que cuando combatimos en el dojo normalmente lo hacemos con alguien que también sabe karate y que tiene un nivel parecido o superior y que nunca las aplicamos al 100%; nadie pone en duda la efectividad de un disparo, pero cuando se practica tiro se hace contra un blanco inerte, nadie se plantea la necesidad de tener que disparar sobre una persona para aprender a disparar de verdad, lo mismo ocurre con la técnicas de karate no se pueden aplicar de manea real sin producir un daño irreversible. Por esto Funakoshi se negaba a la practica del combate porque lo que el entendía por combate era definitivo no un juego.
Pero pese a no hacerlo al 100 % poned en practica vuestra técnica con un cinto blanco no dura ni un minuto y eso que no conozco a ningún cinturón blanco que ataque de buen fe o no intente nokear al cinturón negro.
En conclusión el karate es el kata y solo el kata, el resto son añadidos para intentar comprender analizar y practicar el kata.

viernes, 4 de enero de 2008

Gigo (sensei o kohai)

Otro de los grandes mitos del "shotokan" es Yoshitaka Funakoshi. Todas las personas que entrenaron junto a él, lo aclaman como un gran maestro, y no digo yo que no llegase a serlo, ....algún día. Pero hay algo que no me cuadra mucho en esta historia de sus hazañas con la imagen de un gran maestro.
Demasiado joven, no conozco a ningún gran maestro demasiado joven ¿porque? porque para llegar a la maestría en cualquier arte, no se trata solo de tener unas cualidades para ese arte, de hecho los oficiales (usando la terminologia medieval) también están muy versados en su arte pero no son maestros. Un maestro además debe de haber trascendido su arte de fusionarse con el de modo que ya no es practicante de karate el es karate. Esa fusión solo la dan los años cuando se es capaz de ver el arte sin apasionamiento, sino con serenidad y reflexión cuando el tiempo te permite experimentar de una manera sosegada todas las facetas aprendidas y las aportadas.
Gigo no era mas que un exaltado nacionalista que se creía por encima del bien y del mal, era arrogante no solo con los extranjeros, nunca quiso la ayuda americana y prefería estar mal nutrido antes que aceptar nada de fuera. Fue arrogante con su padre y maestro se permitió el lujo de despreciar sus enseñanza. Hay una anécdota muy buena en esta sentido de Taiji Kase: "Un día mientras practicábamos en el dojo Gigo dirigía la clase, en un momento se acerco a mi y me dijo quien te ha enseñado a cerrar a si el puño, (Kase usaba una forma antigua de cerrar el puño que es la que usaba Gichin Funakoshi que consiste en apoyar el dedo índice sobre las primeras falanges del resto de los dedos) les respondí O sensei , a lo que Gigo respondió no hagas caso a las formas de granjero de mi padre, cierra correctamente el puño.". Obviamente esta arrogancia no es propia de un gran maestro.
Otra de la "genialidades" de Gigo era su forma de golpear el makiwara, os remito a http://karateshitokai.blogspot.com ahí hay un post que lo explica perfectamente como se usa el makiwara. Bien su locura por darle mas fuerte le llevo a dañar sus órganos internos. No conozco ningún gran maestro que use su arte para suicidarse por desconocimiento.
Modifico todo el sistema de posiciones bajándolas hasta tal extremo que imposibilitan el desplazamiento con fluidez.
Con estos simples comentarios podemos observar como su conocimiento del karate distaba mucho de ser el de un maestro, no solo desde el punto de vista técnico, sino desde el punto de vista moral.
El problema es que Gigo era el hijo pequeño de Funakoshi Gishin y como todo hijo menor era el mal criado de la familia ,por otro lado como todo padre Gichin quería que su hijo llegase a ser un Gran samurai, por lo que uso todos sus contactos para que aprendiese con los mejores pero esto no hizo mas que inflar su arrogancia, propia por otro lado de su juventud.
Su muerte temprana lo elevo a la categoría de mito, pero hemos de analizar sus logros con serenidad y podremos ver que no hizo nada en pro del karate, sino de si mismo.
No creo que fuese un ejemplo a seguir máxime si lo comparamos con las enseñanzas de su padre que son todo lo contrario de lo que de Gigo se cuenta.
El problema es que para los precursores de un karate japones como fueron los alumnos mas populares de Funakoshi les sirve como vivo ejemplo del karate japones. Lejos de las enseñanzas de Gichin Funakoshi.
Como vemos una vez mas los pilares sobre los que se sustenta el shotokan son mas que dudosos, prefabricados, artificiales, buscando mitos en lo que potencia la versión de karate japones queriendo mostrarlo como superior, todo ello con la finalidad de potenciar lo que JKA ha difundido.