viernes, 4 de enero de 2008

Gigo (sensei o kohai)

Otro de los grandes mitos del "shotokan" es Yoshitaka Funakoshi. Todas las personas que entrenaron junto a él, lo aclaman como un gran maestro, y no digo yo que no llegase a serlo, ....algún día. Pero hay algo que no me cuadra mucho en esta historia de sus hazañas con la imagen de un gran maestro.
Demasiado joven, no conozco a ningún gran maestro demasiado joven ¿porque? porque para llegar a la maestría en cualquier arte, no se trata solo de tener unas cualidades para ese arte, de hecho los oficiales (usando la terminologia medieval) también están muy versados en su arte pero no son maestros. Un maestro además debe de haber trascendido su arte de fusionarse con el de modo que ya no es practicante de karate el es karate. Esa fusión solo la dan los años cuando se es capaz de ver el arte sin apasionamiento, sino con serenidad y reflexión cuando el tiempo te permite experimentar de una manera sosegada todas las facetas aprendidas y las aportadas.
Gigo no era mas que un exaltado nacionalista que se creía por encima del bien y del mal, era arrogante no solo con los extranjeros, nunca quiso la ayuda americana y prefería estar mal nutrido antes que aceptar nada de fuera. Fue arrogante con su padre y maestro se permitió el lujo de despreciar sus enseñanza. Hay una anécdota muy buena en esta sentido de Taiji Kase: "Un día mientras practicábamos en el dojo Gigo dirigía la clase, en un momento se acerco a mi y me dijo quien te ha enseñado a cerrar a si el puño, (Kase usaba una forma antigua de cerrar el puño que es la que usaba Gichin Funakoshi que consiste en apoyar el dedo índice sobre las primeras falanges del resto de los dedos) les respondí O sensei , a lo que Gigo respondió no hagas caso a las formas de granjero de mi padre, cierra correctamente el puño.". Obviamente esta arrogancia no es propia de un gran maestro.
Otra de la "genialidades" de Gigo era su forma de golpear el makiwara, os remito a http://karateshitokai.blogspot.com ahí hay un post que lo explica perfectamente como se usa el makiwara. Bien su locura por darle mas fuerte le llevo a dañar sus órganos internos. No conozco ningún gran maestro que use su arte para suicidarse por desconocimiento.
Modifico todo el sistema de posiciones bajándolas hasta tal extremo que imposibilitan el desplazamiento con fluidez.
Con estos simples comentarios podemos observar como su conocimiento del karate distaba mucho de ser el de un maestro, no solo desde el punto de vista técnico, sino desde el punto de vista moral.
El problema es que Gigo era el hijo pequeño de Funakoshi Gishin y como todo hijo menor era el mal criado de la familia ,por otro lado como todo padre Gichin quería que su hijo llegase a ser un Gran samurai, por lo que uso todos sus contactos para que aprendiese con los mejores pero esto no hizo mas que inflar su arrogancia, propia por otro lado de su juventud.
Su muerte temprana lo elevo a la categoría de mito, pero hemos de analizar sus logros con serenidad y podremos ver que no hizo nada en pro del karate, sino de si mismo.
No creo que fuese un ejemplo a seguir máxime si lo comparamos con las enseñanzas de su padre que son todo lo contrario de lo que de Gigo se cuenta.
El problema es que para los precursores de un karate japones como fueron los alumnos mas populares de Funakoshi les sirve como vivo ejemplo del karate japones. Lejos de las enseñanzas de Gichin Funakoshi.
Como vemos una vez mas los pilares sobre los que se sustenta el shotokan son mas que dudosos, prefabricados, artificiales, buscando mitos en lo que potencia la versión de karate japones queriendo mostrarlo como superior, todo ello con la finalidad de potenciar lo que JKA ha difundido.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que para hablar de Waka Sensei habría que haber estado allí y creo que ni tu ni yo lo hemos hecho. Creo también que las palabras no deben sacarse de su contexto original y que el tiempo y las personas las deforman. Se han oido muchas cosas de los grandes maestros, buenas y malas. Hay uno, todavía vivo y que entrenó personalmente con Ô Sensei , Waka Sensei, Okuyama y Egami. Amigo del difunto Sensei Kase y de Sensei Yamashita y que vivió la transformación del Shotokan en primera línea: Mitsusuke Harada
Tal vez este maestro podría ayudarte a comprender que pasó entonces, yo no porque no estuve allí.

En cuanto al goshin, totalmente de acuerdo contigo.

viclobon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
viclobon dijo...

Yo también creo que habría que haber estado allí para hablar así, y tampoco me atrevería yo a decir esas cosas con tanta rotundidad aún habiendo estado allí presente.

Como Funakoshi Gichin es más famoso por haber llevado el Karate a Japón que por proezas físicas como romper makiwaras con sus golpes, muchos dicen que ni siquiera sabía hacer Karate...
Como Yoshitaka con su nivel técnico se ganó el respeto y la admiración de muchos, ahora resulta que no era más que un engreído niño mimado...

Está claro que para gustos colores.

Yo personalmente leo todo lo que puedo e intento sacar mis propias conclusiones, porque lamentablemente sobre la historia del Karate muchas opiniones pero pocos datos contrastados y fidedignos.
Es triste pero cierto: sabemos como vivían los dinosaurios hace millones de años, pero no sabemos lo que sucedía en el Shotokan hace 70 años.

Víctor L.B.

http://webs.ono.com/shotokankaratedo