martes, 15 de enero de 2008

respuesta a una acertada reflexion

Hoy intento dar respuesta desde aquí a la pregunta que se hace mi amigo Juan Beltran en su Blog a cerca de los tres pilares básicos del karate kata, kihon y kumite y acerca de cómo y cuando debemos entrenarlos

Creo, una vez mas que existe un error a la hora de manejarnos con el lenguaje, y que este, nos incomunicas en lugar de facilitar nuestra relación.
Porque digo esto, le damos demasiada importancia a lo que se nos dice más que al contenido de la información. Los pilares del karate para mi, no son kihon, kata y kumite. Existe un fin último en el karate, que es el combate. Es un arte de guerra y como tal no tiene ninguna otra finalidad (no voy a entrar a discutir el do que es una invención rara para permitir una mayor aceptación del karate entre el publico en general) pero lo que es cierto, es que nace con la única intención de defendernos.
Que ocurre entonces, que como es lógico si queremos aprender a combatir; como todo en esta vida; tenemos que aprenderlo, como, pues bien en principio, estamos dotados de una manera natural por nuestro instinto de supervivencia, pero esto por si solo no es suficiente, de lo contrario siempre estaríamos en inferioridad. Y como aprendemos a combatir, creamos una serie de técnicas de golpeo, palancas toque de puntos sensibles, utilización de objetos (armas) con mayor o menor poder destructivo y esto lo aplicamos utilizando algo que se denomina táctica y estrategia. Todos estos conocimientos hay que practicarlos y como seres humanos que somos los codificamos y buscamos una manera de conservaros para que perduren en el tiempo, así aparecen los kata. Que ocurre que como todos no somos grandes estrategas o simplemente grandes guerreros, usamos lo que ya ha sido probado y comprobado es por esto que el kata se convierte en el alma del karate, porque ahí se encierran las técnicos de combata. Pero no olvidemos que la finalidad última del karate es el combate. Porque aparece entonces el kihon y el kumite.
El kihon aparece por la necesidad de aprender los recursos básicos golpear, desplazarnos, luxar, estrangular, etc.. que si los practicásemos dentro del kata, podríamos igualmente aprenderlo, pero siempre hay algo nos cuesta mas por ello sacamos esa técnica o combinaciones del kata con la intención de practicarlo de forma independiente para que así todo el trabajo sea mas homogéneo y no haya partes que se queden menos finas. Pero esto (el kihon) que la finalidad ultima era pulir los elementos que a cada uno nos resultan más difíciles de asimilar. Al llegar a Japón el karate y visto desde la óptica de un Do, se convierten en una vía de realización en si misma, tal y como ocurre con otro elementos de la cultura japonesa como la ceremonia del te o el ikebana. Es mas En shotokan que es el paradigma del karate japonés visto el karate como una practica deportiva exclusivamente, el kihon se convierte en una forma de disciplina con alma propia que trasciende su finalidad para convertirse de medio en fin. Si nos fijamos en las escuelas okinawenses el kihon no son mas que elementos del kata que se extraen para perfeccionarlos por ser difíciles o pre-katas se practican con anterioridad elementos del katas para una mejor comprensión hojo undo, no existe como existe en shotokan kihones inventados muchas veces sin ningún sentido.
En lo que se refiere al kumite es fácil de entender, el kumite nace cuando aparece la practica deportiva del karate, fíjate que kumite es una acepción que se usa en el karate Japones antes de la llegada a japon o en otras artes marciales el combate no se denomina kumi, los termino usados para combate son tatakau (luchar) kaku to (pelea) kumi es literalmente clase, grupo, par, juegos. No se como llega kumi-te a ser combate, mas bien parece que la acepción se usa como juego de manos y eso es lo que es realmente el combate que vemos en la competición un juego de manos, o el ippon o sambon kumite en un juego ya que siempre se trabaja fuera de distancia y con la finalidad de adquirir habilidad nunca con la de dañar.
Porque se llega a esto, porque la aplicación de las técnicas de combate amen de ser peligrosa; y para fraseando a Jak Nicholson en algunos hombres buenos, a la pregunta de ¿en grave peligro? Responde: “lo hay de otro tipo” es decir el uso de las técnicas de combate son mortales, definitivas; son difíciles. Y por que es más fácil aplicar lo que los competidores de kumite hacen que las técnicas de combate propias del karate.
Por oro lado se nos ha hecho pensar que las técnicas de karate no son efectivas ya que son difíciles de aplicar, que las técnicas de los katas son inaplicable y yo preguntaría a quien hace esta aseveración,¿ la has probado realmente?, por que otro de los problemas es que cuando combatimos en el dojo normalmente lo hacemos con alguien que también sabe karate y que tiene un nivel parecido o superior y que nunca las aplicamos al 100%; nadie pone en duda la efectividad de un disparo, pero cuando se practica tiro se hace contra un blanco inerte, nadie se plantea la necesidad de tener que disparar sobre una persona para aprender a disparar de verdad, lo mismo ocurre con la técnicas de karate no se pueden aplicar de manea real sin producir un daño irreversible. Por esto Funakoshi se negaba a la practica del combate porque lo que el entendía por combate era definitivo no un juego.
Pero pese a no hacerlo al 100 % poned en practica vuestra técnica con un cinto blanco no dura ni un minuto y eso que no conozco a ningún cinturón blanco que ataque de buen fe o no intente nokear al cinturón negro.
En conclusión el karate es el kata y solo el kata, el resto son añadidos para intentar comprender analizar y practicar el kata.

No hay comentarios: